sábado, 8 de agosto de 2009

JOHN HUGHES ( 1950 – 2009 )


EL REY DE LA COMEDIA

A partir de los años 60, una serie de cineastas empezaron a intentar cambiar lo que se conocía como cine clásico, incluyendo nuevas formulas, reinventando los géneros de siempre, para así mostrar un cine más actual para ese nuevo publico que se acercaba a las taquillas.
Uno de esos géneros que necesitaban una puesta al día era la comedia romántica. Las simpáticas comedietas protagonizadas por Cary Grant, Rock Hudson, Doris Day o Tony Curtis ya estaban desfasadas. Se necesitaba savia nueva. Hoy queremos rendir homenaje a John Hughes, padre de la comedia romántica teen, que nos dejo el pasado 6 de agosto a los 59 años.

John nació el 18 de febrero de 1950 en la localidad de Lansing, en el Estado de Michigan, y comenzó su carrera como guionista en Chicago, en una Sticom titulada Delta House ( 1979 ), que no tuvo demasiado éxito, pero sus argumentos despertaron el interés de los productores de la saga National Lampoon's ( sátira nacional ), escribiendo los guiones de cinco de sus películas.
En 1984 decidió pasarse a la dirección con la comedia romántica 16 velas, protagonizada por Molly Ringwold, actriz que venia de protagonizar la serie The Facts of live, y Anthony Michael Hall, un simpático niño con que había coincidido cuando escribía los guiones de unas de las partes de películas parodias. El film fue todo un éxito, ya que consiguió innovar en dicho sub-genero, ofreciendo un punto de vista diferente, ademas de muchísimos gags, un argumento fresco y muy divertido al mismo tiempo. John se convirtió en el promotor – inventor de la llamada comedia Teen.

Tras la increíble aceptación en todo el mundo de 16 velas, Hughes continuo trabando bajo el mismo formato, aunque tratando un poco más de cerca los problemas de la juventud de los 80. Y así fue como nació, El Club de los cinco ( 1985 ) uno de los filmes mas emblemáticos de dicha década. Para protagonizar la película volvió a contar con Anthony y Molly, ademas de rostros populares como Ally Sheddy, habitual en éxitos de la época como Juegos de guerra ( 1983 ) con Matthew Brodierick, y Oxford Blues ( 1984 ) con Rob Lowe; Emilio Estevez, hijo de Martin Sheen y uno de los protagonistas de Rebeldes( 1983 ) de Francis Ford Coppola; y Judd Nelson, que por aquella época protagonizo el film Golfo de alquiler ( 1984 )

John Hughes no solo se volvió a apuntar otro tanto, sino que se convirtió en el único director que ofrecía una visión de los jóvenes americanos totalmente equilibrada ( más seria que unos pero más divertida que otros ) . Así que se dedico a sacar partido a sus nueva faceta, produciendo o ejerciendo de guionista ( La chica de Rosa -1986, Una maravilla con clase- 1987, o dirigiendo filmes ( La mujer explosiva-1985, Todo en un día- 1986 )

Sus siguientes películas fueron comedias muy diferentes a las que nos tenia acostumbrados, Mejor solo que mal acompañado ( 1987) La loca historia de un matrimonio (1988) y Dos cuñados desenfrenados (1988- solo productor y guionista ), no funcionaron todo lo bien que se esperaba. En 1989, dirigió la película Solos con nuestro tío, con John Candy, donde descubrió a un niño llamado Macaulay Culkin. El muchacho tenia un potencial cómico excelente, y como el mercado del humor teen ya estaban en plena decadencia, decidió cambiar de registro y producir comedias familiares protagonizadas por niños. La primera de ellas fue Solo en casa ( 1990 ) de Chris Columbus, con guion del propio Hughes, protagonizada por Culkin. Fue la sensación del año, obteniendo récord de taquilla en prácticamente todo el mundo. Así que la maquina de niños se puso en marcha, produciendo películas como Dutch: tu novio huele mal ( 1991 ), La pequeña picara ( 1991, también director ) , Beethoven, uno más de la familia ( 1992 ), Solo en Casa 2: Perdido en Nueva York ( 1992 ), Daniel, el travieso ( 1993) , El peque se va de marcha ( 1994 ) o Milagro en la ciudad ( 1994 ).

Los tiempos cambiaron y Hughes solo era requerido por la industria como guionista de productos comerciales que no convencían al autor, por lo que firmo todos sus trabajos bajo el nombre de Edmond Dantes ( protagonista de El Conde de Montecristo ), sin saber si dicho seudónimo se lo puso por su admiración a la obra de Dumas o como repulsa a Hollywood ( la historia cuenta como un hombre inocente es encarcelado injustamente y tras ser dado por muerto, vuelve bajo una nueva identidad ).

Lo cierto es que hacia más de siete años que estaba totalmente desvinculado de la industria cinematográfica. Pero sus películas siempre estarán en nuestra memoria, y lo recordaremos por todas las ocasiones en que consiguió hacernos reír. Cada sonrisa nuestra es un claro síntoma de que siempre seguirá vivo.

Aprovechamos para rendir homenaje a otros dos grandes personajes, Budd Schulberg, uno de los mejores guionistas de Hollywood, recordado por La ley del silencio ( 1954 ) o Un rostro entre la multitud ( 1957 ) ambas de Elia Kazan, nos dejo el 5 de agosto a los 95 años; y Willy De Ville, excelente músico y cantante, autor de temas como Demasiado Corazón, It´s So Easy, o Story Booklove, incluida en la película La princesa prometida ( 1987 ) ,de Rob Reiner, por la que gano el oscar a la mejor canción original. Un cáncer de páncreas nos lo arrebato el pasado 7 de agosto.

Hasta siempre, amigos