lunes, 31 de agosto de 2009

EL CRITICAZO


PUNISHER: ZONA DE GUERRA.

Lionsgate/Sony. 2008. Director/ Lexi Alexander. Guion: Nick Santora, Art Marcum y Matt Holloway. Música: Michael Wandmacher. Productor: Gale Ann Hurd.

Frank Castle / The Punisher: Ray Stevenson. Billy Russoti / Jigsaw: Dominic West.
Paul Budianski: Colin Salmon. Micro: Wayne Knight.

Argumento:

Antes era un oficial de las fuerzas especiales llamado Frank Castle. Ahora, tras perder a su familia en un tiroteo es The Punisher, la peor pesadilla de aquellos que infringen la ley. The Punisher continua con su cruzada en contra del crimen organizado. En una de sus incursiones, logra eliminar a casi todos los miembros de un peligroso clan de la mafia, sobreviviendo Billy Russoti, apodado el guapo. El problema es que también ha fallecido un agente del FBI encubierto, por lo que Frank se plantea abandonar su lucha. Mientras tanto, Russoti, ahora conocido como Jigsaw, se dedica a reclutar criminales con la intención de eliminar a The Punisher.

Opinión:

Como dice el dicho, a la tercera va la vencida, y es que en tres ocasiones se han adaptado las aventuras de este popular héroe de la factoría Marvel, y nunca habían logrado un film digno del personaje, hasta ahora.

La primera ocasión fue en 1989, tras el éxito del Batman de Tim Burton, se realizo una peliculita de acción de tercera clase. Protagonizada por Dolph Lundgren, la cinta nos ofrecía abundante violencia gratuita, ninguna conexión con el cómic original, y muchísima censura barata al prohibir que el héroe llevara su emblemática calavera en el pecho. Eso si, en el film mueren más de un centenar de personas , algunas de ellas por culpa de un cuchillo en forma de calavera.

Unos años después, en el 2004, tras el desbordante éxito de los filmes sobre héroes Marvel, aparece la versión descafeinada del personaje, más blando que el Rocky de Stallone, con muchos medios pero sin una pizca de acción, y por supuesto, fidelidad al cómic: cero. Señores, se han leído algún tebeo para poder hacer la película ?

Los fans estábamos más que disgustados con ambas adaptaciones, pero nuestros días de ira llegaban a su fin. La excelente realizadora Lexi Alexander ( Hoolingans ) coge las riendas de este proyecto, adaptando al personaje con una fidelidad digna de todos los cómics publicados sobre su figura. La elección de Ray Stevenson ( Tito Pullo en la serie Roma ) es excelente, logrando mostrar toda la dureza del personaje, al mismo tiempo que su parte mas trágica y sensible de dicho héroe. Las escenas de acción son de una violencia extrema, pero sin caer en el mal gusto. Es cierto que son un poco duras, pero amigos, es el castigador no una hada madrina. ¿ Donde se ha visto que The punisher entre en un edificio lleno de matones y deje a alguno con vida?. Si hacemos una adaptación del Castigador, o se hace bien o no se hace. Y el film logra recupera toda la esencia de dicho personaje.

El film también tiene momentos dramáticos como la muerte del agente encubierto, el funeral de este o cuando Castle se presenta delante de los familiares del difunto para pedir disculpas. No nos olvidemos del villano de la función, Jigsaw ( Puzzle en los comics ), interpretado por Dominic West, de una forma muy excesiva pero correcta. No nos olvidemos que es una adaptación de un cómic, y en todos ellos, los villanos son excesivos hasta la médula ( Los Jokers de Jack Nicholson y Heith Ledger; o los Lex Luthors de Gene Hackman y Kevin Spacey, son un claro ejemplo, sin olvidar a el magistral Duende Verde de Willem Dafoe ). Tampoco quiero pasar por alto la presencia de Micro, esencial en las aventuras del héroe, y encarnado por el excelente actor Wayne Kinght ( Instinto Básico, Parque Jurásico ) .

Conclusión:
La mejor adaptación del personaje, y una de las mejores versiones cinematográficas de un héroe Marvel. Es lógico que solo se haya distribuido en formato DVD, pero así se ha podido realizar un film totalmente digno e interesante, olvidando la tensión que otorga el top ten de las peliculas más vistas. Esperamos que el sello Marvel Knights siga en marcha, ofreciendo productos de calidad con los ojos puestos en los aficionados al cómic y no en la recaudaciones de taquilla.