lunes, 14 de mayo de 2012

LOS HIJOS DE LA MÚSICA PREFIEREN EL CINE



Curiosamente, varios iconos de la música no han logrado trasmitir esta pasión a sus descendientes, y en algunos casos han elegido un camino un poco más diferente, el del mundo del cine. Conozcamos los casos más curiosos.

Liv Tyler: extraordinaria actriz estadounidense, que en un principio se llamaba Liv Rundgren, al igual que el músico Todd Rundgren, esposo de su madre, la modelo Bebe Buell, al que ella creía su padre. Cuando Liv tuvo nueve años, su madre le confeso que Steve Tyler, líder de la formación Aerosmith, era su padre biológico. La relación entre ambos fue buena, apareciendo Liv en un video de Aerosmith de la canción Crazy, junto a la actriz Alicia Silverstone. La experiencia fue tan positiva que Liv se cambio al mundo del cine, interviniendo en filmes como Un testigo en silencio (1994), The Wonders (1996), Belleza robada (1996) o la trilogía de El Señor de los Anillos (2000)

Duncan Jones: Uno de los realizadores más valorados de los últimos tiempos, es hijo de uno de la leyendas del pop, David Bowie (David Robert Jones es su verdadero nombre). Tras graduarse en la escuela de cine de Londres, ha realizado el cortometraje Wistle (2002), y las películas Moon (2009), con la que ha obtenido multitud de premios, y Código Fuente (2011), actualmente esta trabajando en nuevo film de ciencia ficción titulado Mute.

 Lily Collins: Con tan solo 13 años, Lily es la rival de Julia Roberts en la película Blancanieves (Mirrow, mirrow), convirtiéndose en toda una promesa. Hija del gran Phil Collins (foto), en su filmografía destacan títulos como Un sueño posible (2009), El sicario de dios (2010) y Sin Salida (2011). Actualmente  tiene pendiente de estreno, The english teacher (2012) y Writers (2012).

Marina San José: Hija de los cantantes Víctor Manuel y Ana Belén, su carrera se ha centrado más en el mundo de la televisión, interviniendo en series como Amistades peligrosas (2006), o Amar en tiempos revueltos (2009) donde interpretaba al personaje de Ana Rivas.