martes, 10 de enero de 2012

CINE "MASH-UP"

Se conoce como Mash-up a la mezcla de dos o más temas en uno solo. Empezó como una moda musical, pero también ha sido trasladada al cine. Cowboys & Aliens (2011) de John Favreau, es el ejemplo más reciente de dicho estilo, en el que se mezclan géneros tan dispares como la ciencia ficción y el western. Pero no es la primera vez que el mundo del cine hace este tipo de experimentos.

- El Zorro contra Maciste (1963) de Umberto Lenzi. Curioso intento de mezclar el Peplum con las aventuras de capa y espada, en una estrambótica historia donde el forzudo Maciste es trasladado a la España de Felipe II para enfrentarse con el Zorro y lograr que la princesa Malva recupere su trono. Con un guión totalmente inverosímil, el film contiene desde duelos a espada hasta enfrentamientos con feroces criaturas. La taquilla trato bastante bien a este producto y se filmaron más filmes de corte similar como Goliat y el Caballero Enmascarado, o Samson contra el Corsario Negro.

- El Karate, el Colt y el impostor (1974) de Antonio Margheriti. Cuando el Spaghetti Western se encontraba en su etapa más lucrativa, Shaw Brothers decidieron trasladarse a la soleada Almería para rodar esta mezcla de Western y artes marciales, con una de sus estrellas más rentables Lo Lieh, y el rey del Spaghetti, Lee Van Cleef. Aunque la historia es tan previsible como floja, también contó con el beneplácito del público y aparecieron otras películas como La ley del Karate en el oeste o Mi nombre es Shangai Joe.

- Time Slip: Eclipse en el tiempo (1979) de Kôsei Saitô. Un eclipse solar traslada a un batallón del ejército japonés al Japón de 1549, donde ayudaran en una guerra entre clanes samuráis. Interesante mezcla entre cine bélico y las películas de samuráis, con el gran Sonny Chiba como protagonista. El film contiene mucha acción, apasionantes batallas y un metraje un poco largo para mi gusto. Considerada una cult-movie, tuvo un remake en 2005.

- Moonraker (1979) de Lewis Gilbert. Tras el éxito de la guerra de la galaxias, los responsable de EON, no tuvieron una idea mejor situar al agente 007 en una estación espacial, cambiando su habitual walter ppk por una pistola láser. Cine de espías y ciencia ficción en un film, donde el único parecido a la novela de Ian Fleming es el titulo. Aunque los fans del personaje repudian dicha cinta, consiguió recaudar 201 millones de dólares (su coste fue de 34).