miércoles, 1 de julio de 2009

KARL MALDEN ( 1912-2009 )


ESE ACTOR QUE NO QUISO SER UNA ESTRELLA


Todos los que amamos el cine, siempre hemos tenido como referencia a aquellos que a base de muchísimo esfuerzo, y ese don tan especial, que solo tienen unos pocos , consiguieron hacerse un hueco en séptimo arte.
Hoy, a la edad de 96 años nos ha dejado una leyenda de Hollywood, un hombre que desde la humildad más absoluta consiguió demostrar a todo el mundo que no solo llegan a la cima los que tienen más medios. En cada uno de sus personajes quedamos reflejados cada uno de nosotros. En cada una de sus películas esta reflejado su talento. . Hoy recordamos a ese gran actor llamado Karl Malden.

Mladen George Sekulovich nació en Chicago , un 22 de marzo de 1912, era el mayor de tres hermanos, cuyos padres inmigrantes , procedentes de Serbia y de la República Checa, trabajaban duro para mantener a su familia.
En 1917, su familia se traslado a Indiana, donde su padre encontró trabajo como obrero siderúrgico, mientras que Mladen destacaba en su colegio por su habilidad como jugador de baloncesto. En uno de esos partidos, tubo un percance donde se rompió la nariz, dejandosela deformada.

Tras terminar sus estudios en 1931, paso un temporada trabajando, hasta que 1934 con unos pocos ahorros y la ayuda de una beca, ingreso en Goodman Teatre, para estudiar arte dramático, terminando su formación en DePaul University y en el Chicago Art Insititute donde se graduó. Aquí le propusieron que cambiara su nombre. Tras varias opciones, decidió que como actor seria conocido como Karl Malden. En este instituto es donde conoció a la actriz Mona Greenberg, con la que se caso en 1938. Tubieron dos hijos, y una maravillosa vida en comun.

Sus primeros pasos en la profesion los dio en Broadway, compaginándolo con algún pequeño papel en películas de serie B. En esta etapa entablaría una gran amistad con un joven director llamado Elia Kazan y con el actor Marlon Brando. Juntos trabajaron en varias obras de teatro.

En 1950 intervino en un film para la 20thFox, El pistolero de Henry King, con Gregory Peck como protagonista. Aunque su papel fue reconocido por todos, el mundo del cine solo le ofrecia papeles secundarios en producciones modestas. Todo esto cambio cuando Elia Kazan le convenció ara que participare en su nuevo film como director , Un tranvía llamado deseo, junto a su amigo Marlon Brando. Karl daba vida al sin par Harold Mitchell, por el que obtuvo su primer ( y único ) Oscar al mejor actor de reparto.

Su carrera cambio de repente y fue amoldándose a la forma de trabajar del nuevo Hollywood. Volvió a coincidir con Kazan en películas como La ley del silencio (1954), Y Baby Doll ( 1955), trabajando también con directores del prestigio de Alfred Hitchock ( Yo confieso, 1956), Delmer Davies ( El Árbol del ahorcado, 1959 ), Jhon Frankenheimer ( El hombre de Alcatraz, 1961 ) , o Marlon Brando ( El rostro impenetrable, 1962 ). Este echo no cambio su forma de ser. El exito nunca le transformo en nada que no era ( no muchos pueden decir eso )

A partir de los años 70, se le fue haciendo mas difícil el encontrar papeles a su medida, participando en algunas producciones europeas como ; El gato de las nueve colas (1971) de Dario Argento, o Un verano para matar (1972) de Antonio Isasi-Isasmendi, junto a filmes americanos, puramente comerciales, Patton (1970) de Franklin J. Schaffner, Meteoro ( 1979 ) de Ronald Neame, o, Más allá del poseidón ( 1979 ) de Irwin Allen. A mediados de los 70, fue seleccionado como protagonista de una nueva serie de televisión para la cadena ABC ( en un principio tenia que ser película ) Las calles de San Francisco, junto al joven Michael Douglas. La serie tubo una duración de 120 episodios, y Malden obtuvo un Emmy por su papel de detective Mike Stone.

Sus apariciones, tanto en cine como en televisión, fueron cada vez más escasas, y en 1992, con el telefilm Regreso a las calles de San francisco, se retiro del mundo de la actuación, aunque participo en un episodio de la popular serie El lado oeste de la casa blanca, demostrando a nueva generación , su gran talento.

Karl Malden nunca quiso ser una estrella. Ni siquiera lo penso nunca. Su ambición era ser un buen actor y no hay ninguna duda que lo consiguió.

Hasta siempre, Karl.