domingo, 17 de julio de 2011

LA PRIMERA OPCIÓN

Muchos actores de la historia del séptimo arte han obtenido el favor del publico, por interpretar a un personaje determinado. Pero lo realmente sorprendente es que muchos de ellos no fueron la primera opción. Este echo no solo hubiera cambiado el rumbo de las carreras cinematográficas de varios actores, sino también la historia del cine.


  • Ben-Hur (1959) de William Wyler: La primera opción para interpretar al este mítico héroe fue Burt Lancaster (foto), que lo rechazo porque no le atraían demasiado las películas épicas. Curiosamente el estudio quería que Charlton Heston diera vida a Mesala, el malvado de la historia, pero finalmente se hizo con el papel protagonistas. No solo consiguió que consolidarse como uno de los actores más taquilleros de Hollywood, sino que logro su primer y único Oscar.

  • Agente 007 contra el Doctor No (1962) de Terence Young: Tras rechazar a los carisimos James Mason y Cary Grant, el creador de James Bond, Ian Fleming sentía debilidad por el actor británico Richard Tood, habitual en películas de Walt Disney, pero por problemas de agenda, no llego a interpretarlo, eligiendo a un modelo escoces llamado Sean Connery. El resto ya es historia.

  • Apocalipsis Now (1979) de Francis Ford Coppola. Coppola había pensado en Steve McQueen para dar vida al Capitán Benjamin Willard, pero la dureza del guión asusto a la estrella de Hollywood, rechazando el proyecto en favor de Martin Sheen, que definió el rodaje como uno de las peores experiencias de su vida.

  • En busca del arca perdida (1981) de Steven Spielberg. En un principio el aventurero Doctor Jones hubiera tenido el rostro del actor Tom Selleck, toda un celebridad gracias a la serie de televisión Magnum. El contrato con la serie no le permitió al actor intervenir en dicho film, cogiendo su testigo Han Solo, o lo que es lo mismo, Harrison Ford.

  • El Silencio de los corderos (1991) de Jonathan Demme. Gene Hackman fue propuesto para dar vida al gran doctor Hannibal Lecter, pero el actor lo rechazo para evitar reincidir en papeles violentos, tras Arde Misisipi (Alan Parker-1988). Un casi desconocido Anthony Hopkins fue quien acepto dicho papel, obteniendo un revolucionario giro a su carrera y un Oscar. No esta nada mal.

  • Instinto básico (1992) de Paul Verhoeven. Para esta obra maestra del thriller erótico, el realizador neerlandés había pensado en Julia Roberts para dar vida a la pérfida Catherine Tramell. Pero la puritana novia de américa rechazo el proyecto por su alto contenido erótico. Golpe de suerte para la entonces desconocida Sharon Stone, que gracias a dicho personaje, se convirtió en todo un mito del cine.

  • Mi Obsesión con Elena (1993) de Jennifer Linch. La opera prima de la hija del director David Linch, se vio salpicada por la polémica, cuando Kim Basinger se apeó del proyecto en el último momento, alegando estar en desacuerdo con algunos cambios en el guión. Tuvo que pagar más de 8 millones de dolares a los productores, por incumplimiento de contrato. Fue sustituida por Sherilyn Fenn, una de las actrices de la serie Twin Peaks.

  • Scream, vigila quien llama (1996) de Wes Craven. La primera opción para dar vida al agente Riley era Joaquin Phoenix, que no quiso saber nada del film cuando vio que estaba delante de un cinta de terror para adolescentes. Craven cambio radicalmente la estructura del personaje cuando eligió al cómico David Arquete para el papel.

  • Hombres de negro (1997) de Barry Sonnenfeld. En un principio se había pensado en el actor David Schwimmer ( Ross en la serie Friends) para enfundarse en el traje del agente J, pero el guion no llego a convencerlo, por lo que dijo no al papel. Inmediatamente pensaron en otra estrella de la televisión, el mismísimo príncipe de Bel-Air. Obviamente, la respuesta no fue la misma.

  • Trilogía del Señor de los Anillos (2001) de Peter Jackson. Todos los cinefilos pensábamos que Sean Connery seria el Gandalf ideal. También debió de pensarlo Jackson cuando le ofreció el personaje, pero 007 lo rechazo por que tenia la intención de retirarse pronto y no quería abarcar demasiados proyectos. Otras fuentes afirman que Connery solo acepta participar en aquellas producciones donde cerca del lugar de rodaje se encuentre un campo de golf.