jueves, 11 de febrero de 2010

EL HEROE DEL MES


EL HOMBRE LOBO

Aunque no se le puede catalogar de heroe, tampoco seria justo el definirlo como un villano, ya que no es consciente de sus actos. La leyenda del hombre lobo o licántropo se ha expandido en todo el mundo durante varios siglos. Su mitología nos cuenta la existencia de un seres que , por causa de una maldición, se convierten en hombres lobo. El cronista medieval Gervase de Tilbury explico que su transformación estaba influenciada con la aparición de la luna llena. Otras leyendas más modernas afirman que dichos personajes solo pueden ser matados con balas de plata, y que sus peores enemigos son los vampiros, al pertenecer a una misma raza.

Como en casi todos los mitos, el cine también mostró interés por dichas criaturas, adaptando sus aventuras en diversas ocasiones. La primera sería en 1935 con el film El lobo Humano, de Stuart Walter, con Henry Hull dando vida al atormentado monstruo. La película no consiguió demasiado éxito, pero en 1941, la universal volvió a confiar en su potencial, con la cinta, El Hombre Lobo, de George Waggner, con el hijo del mítico hombre de las 1000 caras, Lon Chaney Jr dando vida al licántropo Larry Talbot. En esta ocasión, la peluda criatura obtuvo el favor del publico, por lo que apareció en diversas producciones de la universal como Frankenstein y El hombre Lobo ( 1943 ) de Ron William Neill, La Zingara y los Monstruos ( 1944 ) de Erle C. Kenton, y La Mansión de Dracula ( 1945 ), ambas dirigidas por Erle C. Kenton. Chaney daría vida por ultima vez al hombre lobo, en la comedia, Abbot y Costello contras los fantasmas ( 1948 ) de Charles Barton, película al servicio del irregular dúo cómico, que también contaba con las intervenciones de Bela Lugosi, dando vida por segunda ( y ultima ) ocasión al Conde Dracula, y Glenn Strange, en su tercera ( y también ultima ) caracterización del Monstruo de Frankenstein.

Una vez desaparecida el departamento de películas de terror de la Universal, el hombre lobo no tuvo lugar en la gran pantalla, hasta que en 1961, la productora británica Hammer, con la intención de resucitar el terror más clásico, estreno La Maldición del Hombre Lobo, de Terence Fisher, con un Oliver Reed no muy convincente. Mas suerte tendría el actor español Jacinto Molina o Paul Naschy, con La Marca del Hombre Lobo ( 1968 ) de Enrique Lopez Eguiluz, en la nos narraba las atormentadas vivencias del Conde Valdemar Daninsky. Su éxito hizo que Naschy volviera a interpretar al personaje en diez ocasiones más:

Los Monstruos del Terror ( 1970 ) de Tulio Demicheli
Las Noches de Walpurgis ( 1971 ) de Leon Klimovsky
La Furia del Hombre Lobo ( 1972 ) de Jose Mª Zabalza
Doctor Jekyll y el Hombre Lobo ( 1972 ) de Leon Klimovsky
El Retorno de Walpurgis ( 1973 ) de Carlos Aured
La Maldición de la Bestia ( 1975 ) de Miguel Iglesias
El Retorno del Hombre Lobo ( 1980 ) de Jacinto Molina
La Bestia y la Espada Mágica ( 1983 ) de Jacinto Molina
Licantropo, El Asesino de la Luna Llena ( 1996 ) de Francisco Rodriguez Gordillo
Tomb of the Werewolf ( 2004 ) de Fred Olen Ray

Otros hombre lobo de la historia del cine fueron, el psicópata Eddie Quist ( Robert Picardo ) de Aullidos ( 1981 ) , realizada por Joe Dante; el confuso David Kessler ( David Naughton ) de Un hombre lobo americano en Londres ( 1981 ), de John Landis; el divertido Scott Howard ( Michael J. Fox ) de Teen Wolf: de pelo en pecho ( 1985) de Rod Daniel; el sarcástico Will Randall ( Jack Nicholson ) de Lobo ( 1994 ) de Mike Nichols o los enigmáticos Benito Freire y Manuel Romasanta, en las producciones españolas, El Bosque del Lobo ( 1971 ) de Pedro Olea, con un espectacular Jose Luis Lopez Vazquez ; y Romasanta, la caza de la bestia ( 2004 ) de Paco Plaza, con el no menos fantastico Julian Sands.

Ahora a la nueva generación de licantropos, como la familia de la trilogía Underworld, o la tribu de lobos de la saga crepúsculo, se le une Benicio del Toro con la intención de resucitar al mítico Larry Talbot en la producción The Wolfman ( 2009 ) , de Joe Johnston, junto a Anthony Hopkins y Emily Blunt. Seguramente la culpa de todo esto, la tendrá la luna.