jueves, 3 de mayo de 2007

TERENCE HILL: EL HUMOR MAS BESTIA




En los años 70, dos actores que tenían por nombre Bud Spencer y Terence Hill, revolucionaron el cine de humor, con una original mezcla de peleas y humor grueso, obteniendo un éxito sin precedentes. Pero como empezó todo?...

Mario Girotti nació el 29 de marzo de 1939 en Venecia, de padre italiano y madre alemana, empezó en el mundo del cine como figurante en pequeños filmes franco-italianos, hasta que a principios de los años 60, cuando Italia estaba en su mayor esplendor cinematográfico, intervino en una gran multitud de filmes de aventuras como Maciste en el valle de los reyes, Cartago en llamas, El Rey de los siete mares, o Anibal , ( en la que conoció a un joven especialista llamado Carlo Pedersoli, conocido como Bud Spencer ) pero fue el film Rita en el Oeste, vehículo de lucimiento para la cantante Rita Pavone, su primera película como protagonista y la primera en la que apareció con el nombre de Terence Hill.
Continuo protagonizando mas westerns como El Clan de los ahorcados o La cólera del viento, hasta que en 1967 formo pareja con el actor Bud Spencer en el filme Tu perdonas, yo no. Los productores de dicha película se dieron cuenta de la complicidad que había entre ambos actores y decidieron que protagonizaran mas films juntos, como Los tres truhanes, El corsario Negro y La colina de las botas; pero su gran éxito llegaría de la mano del realizador Enzo Barboni, con el film Le llamaban trinidad. La película que trataba de un pistolero hambriento, mal vestido y que viaja siempre tumbado en una hamaca pero con un don especial para desenfundar o para dar bofetadas a sus enemigos; junto a él su hermano, El niño, grande, fuerte y malhumorado, que no puede tolerar las impertinencias de su hermano. El éxito de esta nueva inactiva, fue inesperada, no solo consolido a la conocida pareja para siempre, sino que creo un nuevo sub genero cinematográfico, el de las peleas, que no tardo en salirle algún que otro competidor con hambre de fama. Además lograron prolongar la vida de los spaguettis westerns hasta principios de los 80.
Spencer y Hill, continuaron trabajando juntos en películas que estaban formadas por el mismo patrón: los dos discuten durante toda la historia, y entre discusión y discusión, daban unas soberbias palizas a los malos de turno, truncándoles sus siniestros planes. Mas fuerte, muchachos, Le seguían llamando trinidad, Dos Misioneros, Y si no... nos enfadamos, o Dos Superpolicías; son un claro ejemplo de que en el mundo del cine, no estaba todo inventado.
Su éxito avanzo tanto que les surgieron varias propuestas para ambos, Hill fue reclamado en Hollywood, donde participo en los filmes Vencer ó morir, de Dick Richards, junto Gene Hackman, o Mr. Billion, dirigida por Jonathan Kaplan ( proyecto X, Acusados, Cuatro mujeres y un destino ) junto a Valerine Perrine; mientras que Spencer protagonizo una gran cantidad de películas en solitario como Dos caraduras en el oeste, Soldado de fortuna, Los Ángeles también comen judías, Pies Grandes, o El Sheriff y el pequeño extraterrestre, entre muchas mas. La pareja volvió a trabajar conjuntamente en 1977 en el film Par e Impar, y continuaron juntos en cinco películas mas, hasta en 1985, con Dos Superpolicías en Miami, donde se notaba muchísimo que los años habían dejado huella en el singular dúo. Terence intento abrirse camino en solitario con producciones muy similares a las que había echo en el pasado como Renegado Jim, Don Camilo, sin mucho éxito, como tampoco lo tubo su adaptación del popular comic francés Lucky Lucke, que dirigió el mismo, en dos telefilmes y una corta serie de televisión. Mientras tanto, el éxito no dejaba de sonreírle a su enorme amigo con películas del mismo estilo de las que le hizo triunfar hace varios años, pero que contaba con el agrado del publico; Como el perro y el gato, Bombardero, Banana Joe, Aladinno o Un zapato en el paraíso; además de protagonizar dos series de televisión de larga trayectoria.
En 1994, ambos volvieron al lejano oeste con la comedia Y en noche buena, se armo el Belén, pero que no consiguió reverdecer los laureles del pasado, siendo esta su ultima película juntos. Spencer se deshizo para siempre su nombre artístico, mientras que Hill, consiguió lograr el ansiado éxito gracias a la serie de televisión, Don Matteo, en la que un curioso sacerdote consigue esclarecer los crímenes mas complicados durante seis temporadas, con una duración de 95 capítulos.
Se ha comentado mucho el regreso de ambos en una curiosa adaptación de quijote, pero hasta la fecha, no se ha confirmado nada. Lo único que nos queda es cada una de sus películas, que aunque a muchos críticos les parezcan idénticas, para mi, cada una de ellas es única.